fbpx

Pollo asado

Pollo asado

Pensando en hacer una receta casera y no sabes qué hacer? Te recomendamos hacer pollo asado con el mejor producto, El Rei del Galliner, y elaborado por uno de los mejores cocineros catalanes, Marc Ribas. En este vídeo te explicamos paso a paso y de manera muy sencilla como prepararlo todo.

Ingredientes para 4 personas:

1 pollo entero
1l. de caldo de carne
Mantequilla
2 cucharadas de manteca
3 cebollas de Figueres
30 cebollas mini
4 tomates de colgar
1 cabeza de ajos
1 limón
1 rama de canela
150g. de huesos
100g. de avellanas
Pan seco (tostada)
Vino rancio
Brandy
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta negra
10 chalotas
1 lima
Tomillo y laurel

· Elaboración ·

En primer lugar, ata el pollo para que quede bien compacto y asegúrate de que las dos piernas queden juntas para que no se abra en el horno. Después pon 1lde agua en un recipiente junto con la sal y sumerge el pollo. Ahora tápalo y déjalo en la nevera durante 1 hora. Con esta solución de agua y sal conseguirás que el pollo quede bien limpio por dentro, más tierno y en su punto justo de sal.

¡Es la hora del sofrito! Corta las cebollas de Figueres y las mini cebollas y ponlas a sofreír en una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra para evitar que se queme. Añade también un fardo de hierbas aromáticas, con laurel y tomillo, el zumo de medio limón, la canela, la cabeza de ajo y remueve todo bien. ¡Como toque final, vierte un chorrito de vino rancio para darle un extra de carácter!

A continuación, pon a calentar el caldo de carne hasta que quede más denso y reducido, y luego añádelo a la sartén con el sofrito. ¡Mmm cuantos olores de golpe! Ahora coge una bandeja de horno, vierte todo el sofrito y justo encima, el pollo, para que se vaya cociendo con su propio jugo. Por encima, además de la pimienta negra añade un puñado de piñones, dos cucharadas de manteca de cerdo y un poco de jugo del sofrito del fondo para que quede más sabroso. ¡Ya casi lo tienes! Sólo falta ponerlo en el horno durante dos horas, a 180 grados, pero recuerda dar un vistazo cada 15 minutos para tenerlo todo controlado.

Como último paso coge otra sartén y esparce la mantequilla, añade las cebollas, las chalotas, una pizca generosa de sal y un chorro de vino rancio hasta que se reduzca por completo. Si le quieres dar un toque crujiente, haz una picada con un puñado de avellanas.

Ahora sí que sí! Retira la bandeja del horno y añade encima del pollo el resto de cebolletas, la chalota, la picada de avellanas y unas hojitas de mejorana. Ya lo tienes, buen provecho!